Una historia de Halloween, real

Pregunté a un experto bloguero, que debía narrar en este, nuestro blog. Me dijo, cuenta historias, tú quieres ser contador de historias, pues cuenta alguna. Y eso voy a hacer hoy. Aprovechando que estamos en fechas de Halloween, voy a contar una historia que creo que irá bien en estas fechas.

Trabajaba por aquel entonces en una fábrica de papel, en el Campo de Gibraltar, cuando me contaron esta historia, basada totalmente en hechos reales. En esta empresa se trabaja por turnos, y salvo enfermedades o vacaciones, los integrantes del turno, son siempre los mismos. En el taller, por si había alguna reparación que pudiese parar la fábrica, había siempre disponibles un mecánico, un electricista y un tornero de turno. Si no había ninguna reparación que hacer, estaban a la espera de llamada en el taller. Si ellos se aburrían, era lo mejor para la fábrica. Si estaban trabajando, la producción podía estar parada o pararse, malas noticias para la fábrica. Cuando este turno trabajaba de noche, sobre las tres de la madrugada, siempre que no tenían reparación, hacían  el momento del bocadillo. El mecánico compartía lo que traía, lo mismo que el electricista y el tornero. Si alguien pasaba por allí, le invitaban gustosamente a probar algo, yo mismo muchas veces tomaba algo con ellos. Todos de vez en cuando, pasabamos tambien compartiendo algo, una tripa de embutido, una lata, lo que fuese.  Pero había un operario de máquina, que ya era fijo todas las noches para pegar las mangas. El resto ocasionalmente pasaban por allí, pero este hombre ya decidió que, de noche, no se traía nada para comer, picaba con los del taller,  nunca compartió nada. Se convirtió en un buitre casi profesional.

 

Dispuestos a dar una lección a este pequeño buitre, deciden darle un susto, que le sirva de escarmiento. Preparan el terreno. Empiezan a recordarle que en aquella fábrica murió un empleado hace tiempo, pronto llegaría el aniversario. Todos recuerdan hechos extraños en cada aniversario (ni que decir tiene que todo es inventado, excepto la trágica muerte del compañero, creo recordar que fue por un fatídico infarto). El electricista preparo la grúa del taller con unos palillos en la botonera bloqueó el interruptor de desplazamiento, desconectó el térmico de la grua, para que esta se moviera cuando desde el cuadro le diera corriente. Aflojaron varias bombillas, con lo que el taller quedo casi en penumbra. Esperaron a una noche de tormenta para mejorar el cuadro. Llegó el operario relamiéndose, preparo su tenedor y entró en el taller (Sí, para no tener ningún problema, aparecía con su propio tenedor, ya dije que era casi profesional). Fuera había relámpagos y truenos, no llovía, pero el ambiente era de película de terror. Avanzó por el taller,  en lugar de darse cuenta de que todo estaba en silencio,  de que no había ruido, continuó llamando ahora al tornero, después al mecánico, y antes de que llamase al electricista, este, que estaba oculto junto al cuadro, conecta el térmico de la grúa. Esta, que estaba al fondo del taller, hizo lo que tiene que hacer cualquier grúa que se precie. Comenzó a avanzar hacia el operario. Este hombre,  al ver que la grúa avanza sola hacia él, mira que la botonera de control va volando junto al gancho sin que nadie la accione, solo recuerda el aniversario del difunto compañero en aquel momento y sale gritando del taller, como alma que lleva el diablo,  con otro color de cara muy distinto al que tenía cuando sacó el tenedor del bolsillo.

 

La broma fue muy comentada en la fábrica, y el operario centro de todos los corrillos. Los del taller consiguieron lo que querían, que fuera de vez en cuando estaba bien, siempre y sin compartir nunca, pues como que no. Pasa el tiempo, la broma va quedando en el olvido, cuando logra el operario saber exactamente como le gastaron la broma, por lo que, aunque la pensaran entre los tres del taller, su objetivo era el electricista. Confirmó que una de las funciones del electricista, si no había reparación urgente, era comprobar las lecturas del transformador de corriente, una vez a la entrada del turno,  otra vez a medio turno. En el caso del turno de noche, sobre las diez y sobre las dos de la madrugada.

 

Decidió que su venganza seria sobre las dos. El transformador estaba junto a la valla exterior de la fábrica, un poco separado de los edificios principales. Espero a una noche de lluvia, de aguacero intenso. Tardó un tiempo, pero llegó esa noche.  Oscura como boca de lobo. Sobre las dos de la madrugada, se desnudó completamente, cogió una bolsa de basura, le hizo unos agujeros para ver, se cubrió con la bolsa solo la cabeza. Espero escondido a que el electricista, con un chubasquero con una capucha grande, saliera del taller. Este avanzaba con cuidado, con la única luz de una linterna, por el camino que va al transformador. La capucha solo le dejaba el campo de vision que tenia justo frente a él. Protegido por el ruido de la intensa lluvia, el operario se puso a andar junto al electricista. Este, totalmente concentrado por lo poco que veía del camino gracias a la linterna, tapado en parte con la capucha y ensordecido por el ruido de la lluvia, no se dio cuenta de que andaba acompañado. Cuando estaban cerca del transformador, el operario, viendo que el electricista no se enteraba de nada, decidió llamar su atención. Le puso su mano sobre el hombro. El electricista, paro su marcha instantáneamente, giro su cabeza hacia aquella mano, que iba acompañada de un cuerpo sin cabeza totalmente desnudo, por el que chorreaba toda el agua de aquella lluvia. Cayó al suelo, el electricista quedo tumbado totalmente inerte. Desde lejos, si alguien hubiera podido ver la escena, difilmente podria olvidar a aquel hombre caido bajo la lluvia, mientras un cuerpo desnudo, sin cabeza, intentaba reanimarlo.

 

Me contaron que estuvo muchos días en el hospital recuperándose, que jamás le perdonó la “broma” y  que esta es la razón por la que están prohibidas en aquella fabrica cualquier tipo de broma.

 

Espero que os haya gustado mi pequeña contribución a es Halloween, si es así, hazme el favor de compartirla con los botones de abajo, comenta tambien que te parece. Mil gracias por llegar hasta aquí.

 

Como siempre, desearos lo mejor, nos vemos pronto.

Happy Halloween

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s